Acceso



Lubina a la espalda Imprimir Correo electrónico
  La lubina del cantábrico es uno de los peces más perseguidos por los pescadores de agua salada desde la orilla, posee una carne esquisita que casi no tiene espinas. Se puede preparar de infinidad de maneras diferentes, esta es una de las más sencillas y más tradicionales.

 Ingredientes

Preparación

1 Lubina de ración (por comensal)
Aceite de oliva virgen
Vinagre (preferiblemente de sidra)
Ajo
Perejil
Guindilla
Sal gorda
Lechuga (opcional)

Pide en la pescadería que te limpien la lubina y que te la preparen para hacer a la espalda, es decir, abierta en paralelo a la espina dorsal.

Una vez en casa, picamos los ajos en láminas, y el perejil -previamente lavado- y la guindilla en trozos. Si no se dispone de guindilla, también se puede usar cayena.

Engrasamos una plancha con un poco de aceite de oliva y la acercamos al fuego, a media potencia. Cuando coja temperatura, colocamos la lubina sobre la plancha con la piel hacia arriba, sobre la que esparcimos un puñado de sal gorda.

En paralelo ponemos otra sartén aparte con un dedo de aceite de oliva virgen a fuego medio. Cuando esta esté caliente, añadimos los ajos y la cayena que hemos picado previamente hasta que se doren los ajos. Apartamos del fuego y añadimos un chorro de vinagre.

¡OJO! El vinagre puede provocar que el aceite salte, asegúrate de añadirlo con la sartén fuera del fuego. Incluso es recomendable tener a mano una tapa acorde a la sartén para taparla tras echar el vinagre. 

Damos la vuelta a la lubina para que se haga por el otro lado unos minutos.

Una vez la lubina esté hecha, la disponemos sobre un plato -sobre el que previamente habremos colocado algunas ojas de lechuga- con la piel hacia abajo, y la salseamos con un par de cucharadas soperas del aceite con ajo y guindilla del que hemos preparado en la otra sartén.

Para terminar, espolvoreamos el perejil picado sobre la misma antes de servir.

La lubina -también llamada robayiza en Asturias y otras partes del cantábrico- es uno de los pescados más frecuentes en la gastronomía asturiana.

En el mercado se pueden encontrar de criadero, pero también pescadas  a anzuelo en la misma costa Asturiana, donde en determinadas épocas del año no es difícil sacar alguna aun sin ser un pescador avezado. 

También son frecuentes las doradas y los sargos, y ambos pueden prepararse de la misma manera.

Nota: se pueden añadir unas almejas al vapor a modo de guarnición.  

 

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar